23/06/2018 - Concepción del Uruguay Entre Ríos

1 de Octubre de 2017> Mercados
Roberto Domenech

“La madre de todas las batallas es la inflación”

“Hemos tomado la decisión de hacer un ajuste en la producción, por sobreoferta de producto. Tenemos dificultades para llegar con los precios al mercado internacional. La corrección que estamos haciendo es para salir de un stock de casi de 2 millones de cajas que tenemos en cámaras frigoríficas. Debemos esperar decisiones de  macroeconomía para poder, a partir de ahí, mantener en curso todas nuestras expectativas”. 

Domenech aclaró que “No estamos desarmando líneas de producción, sino que no estamos bajando la crianza de los pollos que destinábamos para exportación. Mantenemos lo que estamos vendiendo. En el primer semestre de este año hicimos 108.000 toneladas y esperamos repetir ese tonelaje en el segundo semestre, con lo cual alcanzaremos 220 mil toneladas, pero nuestro cálculo era 270 mil lo que preparamos para producir para esos mercados”.
 
“Tenemos un excedente del orden del 13 al 14% de lo que estamos ofertando. Eso estaba programado para exportar y al bajarlo al mercado interno, vimos la depreciación de los precios. No es la primera vez que se da una sobreoferta en la historia de la avicultura, pero sí es la primera vez que la sobreoferta se da con consumos de 46 y 47 kilos por persona. No hay más elasticidad para el consumo, aunque se sigan bajando los precios”, remarcó el presidente de CEPA.
“Estamos hablando de vender entre 120 y 130 dólares por debajo del costo, cosa que no es un dato menor. El problema no es que falten mercados, sino los precios. La madre de todas las batallas del gobierno argentino es la inflación y, en la medida que logre controlarla, volveremos a la normalidad. Fuera de eso el consumo siegue siendo muy fuerte”.
“La demanda se está activando, aunque todavía no se modifican los precios, cosa que ocurrió cuando comenzaron a bajar todas las commodities. Lo que ocurre es que nos tomó a contrapié y, como eso comenzó a producirse ya en 2015 los compradores internacionales, que saben que producimos soja y maíz, piensan que nuestros costos internos también bajaron, cuando eso no ocurrido. Recordemos que el sinceramiento de tarifas impactó en nuestros costos de manera muy fuerte”. 
Podría decirse que el cambio en la macro no nos dejó del lado de los ganadores, aunque eso vale para las carnes en general. La realidad es que, cuando el dólar se retrasa, todos nos van a querer vender, pues todo lo que viene de afuera será barato y lo que vendamos será caro. 
En los primeros seis meses de este año el dolar mantuvo su valor, mientras que la inflación fue del 10,5 por ciento. Esto quiere decir que los costos en dólares subieron en ese mismo porcentaje. En el mercado internacional mover un precio en esa magnitud es imposible. El tema es que en este momento acabamos de poner las reproductoras en el mes de mayo, que van a producir todo el 2018 y eso nos obliga a decidir qué cantidad ponemos a producir.  
Hay casos como el de Brasil, donde con la avicultura desarrolló el maíz, mientras que en Argentina por tener maíz desarrollamos la avicultura. Pero Brasil trazó una política de carnes, es innegable. Hoy son el primer exportador de pollo y bovina, número dos en exportación de cerdos y, desde hace cuatro años, exportan los saldos de maíz. El último año consumieron internamente 50 millones de toneladas de este cereal, convirtiéndola en carne bovina, de cerdo, de pollo, huevo y energía. Por eso creo que, una vez corregidas mínimamente las condiciones macro, será necesario sentarse con el ministro de Agroindustria para definir planes a mediano y largo plazo. Tenemos esos planes y sabemos cómo llevarlos adelante”.
 

 

www.cadenaavicola.com / Concepción del Uruguay / Entre Ríos / Argentina
email prensa@cadenaavicola.com

Arriba